Reflexión del día: CAMBIANDO LA MENTALIDAD

La Palabra de Dios nos invita hoy a aprender a cambiar las circunstancias adversas en bendiciones para nuestra vida. Parece mágico esto; ¿acaso somos Dios para cambiar las circunstancias? no, pero sólo somos hijos de Dios el secreto está en el cambio de actitud.

Dios nos aclara que a lo que nosotros nos parece injusto, descabellado, o cualquier otro adjetivo, es lo que él usa a favor de sus hijos. Aveces tenemos situaciones que nos preguntamos ¿Señor por que permitiste esto? Es que Dios nos sorprende en lo que puede hacer en nuestra historia.

Que atrevidos somos "Así dice el Señor: «Comentáis: No es justo el proceder del Señor. Escuchad, casa de Israel: ¿es injusto mi proceder?, ¿o no es vuestro proceder el que es injusto?" A lo mejor todos podemos criticar esta actitud pero, ¿cuanto de nosotros no hemos caído en lo mismo?

La verdad acorde a Dios Cuando el justo se aparta de su justicia, comete la maldad y muere, muere por la maldad que cometió. Todas estas cosas en nuestra vida que nos suelen pasar la mayoría es porque nosotros la buscamos. Cuando te apartas vas a recibir de acuerdo a tu actitud y tus actos.

"Y cuando el malvado se convierte de la maldad que hizo y practica el derecho y la justicia, él mismo salva su vida. Si recapacita y se convierte de los delitos cometidos, ciertamente vivirá y no morirá". Los voy a confrontar con el siguiente argumento, todos los enfermos que Jesús sanó siempre Jesús les decía: tu Fe te ha sanado. Todos los enfermos se acercaron a Jesús para cambiar su realidad. La palabra arrepentimiento etimológicamente significa dar un giro.

De esto trata la enseña del día de hoy, tu vida no va cambiar para bien sino cambias para bien.

Es en este sentido que el apóstol san Pablo nos ilustra este día sobre la importancia Tened entre vosotros los sentimientos propios de Cristo Jesús. Él, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios.

El cambio de actitud de Dios, trajo la Salvación y tú eres su hijo puedes atraer algo especial. El cristiano debe aprender a definir quien es su Dios; Quien entiende este principio vive como el verdadero cristiano.

El mismo apóstol en otra carta nos dice:
“No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto.” Romanos 12:2

Pablo nos dice cambia tu actitud, Dios es quien te próspera y nadie te lo puede arrebatar, solo tú. El resultado de este cambio de actitud, de cambiar la forma de pensar y pensar los pensamientos de Dios siempre trae resultados grandiosos.

"Por eso Dios lo levantó sobre todo concedió el Nombre sobre todo nombre; de modo que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre".

De eso nos da cuenta hoy el Evangelio del día.

Hacer la voluntad de Dios no siempre nos agrada, Dios no le pide a usted que te agrade sino que obedezca; pero lo que importa es el cambio de actitud, es la forma como finalmente decimos: "AQUÍ ESTOY SEÑOR PARA HACER TU VOLUNTAD".

‣ –¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña". Él le contestó: "No quiero". Pero después recapacitó y fue.‣ Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor". Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?

Él que dijo no, no le gustaba; pero fue muchas veces la voluntad de Dios nos no agrada pero siempre es lo mejor. Dios nos invita a cambiar nuestra actitud para llevarnos a una vida prospera y exitosa.

Termina el Señor con una sentencia increíble que injusta acorde a la primera lectura.‣ Jesús les dijo: Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la
delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.

La razón es simple, estos detestados por la sociedad cambiaron su mentalidad para someterse a la voluntad de Dios. A cambio los distinguidos no cambiaron su actitud y por eso Dios mismo le hizo esa sentencia.

No existe peor fracaso que tener éxito en aquello que Dios no te ha mandado a hacer. Cambia tu forma de pensar y moldea tus pensamientos, tus planes, tus metas a los de Dios y disfruta así del reino de los cielos. Recuerda, Dios está comprometido con los que se comprometen con Él. Amén.

Mons. Alexander Barroso
Arzobispo.

Anuncios