Reflexión del día: Los últimos y los Primeros.

Muchas veces mal entendemos la expresión: Los últimos serán primero y los primeros postreros. ¿A que se refiere exactamente esta expresión?
Él sñor nos llama hoy para aprender estos principios.

Dios nos llamó para hacer algo, todos tenemos un propósito y lo que nos vamos a llevar al cielo es lo que hacemos a nuestro prójimo. Dios llama, capacita y paga a cada uno justamente.

En el evangelios encontramos que el Señor llamó a cada quien acorde a su voluntad.

Como muestra en el evangelio a diferentes horas, es que el Señor no toma en cuenta el tiempo, en Dios no hay tiempo no hay lugar sino su voluntad y lo único que toma en cuenta es nuestra disposición. Preguntele a Abraham.

El no mira tiempo ni circunstancias, el sabe cuando llamarnos para seguirle a un trabajo específico. Aveces pensamos que ya no tenemos tiempo para servir a Dios, que no tenemos la fuerzas que estoy muy ocupado. No pongamos como escusa a los hijos, tiempo, la familia, lo que es importante es que Dios tiene un propósito contigo, Dios tiene un plan para ti.

A veces pensamos que ya no tenemos tiempo para servir, para dar al Señor. Que equivocados estamos. Lo que esperamos en el Señor tendrá nuevas fuerzas. Si Dios tiene un plan contigo no pienses escusas. ¿Quieres saber si Dios quiere hacer algo contigo? Si estas vivo la respuesta es sí.

Lo segundo que vemos hoy en el Evangelio es que Dios paga a cada quien, no conforme a nuestro esfuerzo, sino conforme a su misericordia.‣ Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: "Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros."

Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. ¿Como se hubiera puesto usted?

¿No parece esto algo injusto? ¿Los primeros habían trabajado más que los últimos y sin embargo reciben la misma paga que estos? ‣

Entonces se pusieron a protestar contra el amo: "Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno."

El Señor nos deja ver que fue lo que convirtió a los primeros en últimos.
‣ Él replicó a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos?

Y es que esta mal pensado creer que los ultimos seran los primeros esto es una formula, hay condiciones que deben acontecer.

Lo que hizo que los primeros fueran los últimos es estar pendiente de los demás nos trae como consecuencia olvidar nuestra meta y propósito. Eso siempre trae desilución. Es como el caso de Pedro y Juan cuando Jesús les estaba enseñando a Pedro, tuvo hasta la osadía de detener el discurso del Señor por estar observando todo el tiempo de Juan. No esperemos que Dios mismo nos diga " ¿Y a ti que?".

Dios paga a cada quien como él quiere. Es su reino, sus bendiciones, sus promesas, su iglesia. Pero Él siempre actúa acorde a su naturaleza y no a nuestras formas de pensar.

‣ ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?" Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.

La clave para poder entender esto no las da la primera lectura del día de hoy.
Somos nosotros los que necesitamos de Él.‣Buscad al Señor mientras se le encuentra, invocadlo mientras esté cerca; que el malvado abandone su camino, y el criminal sus planes; que regrese al Señor, y él tendrá piedad, a nuestro Dios, que es rico en perdón.

Nunca Dios actuará de acuerdo a nuestros planes. Él tiene los suyos propios.
Los planes de Dios son los perfectos, encomiendate a sus manos.

‣ Mis planes no son vuestros planes, vuestros caminos no son mis caminos –oráculo del Señor–. Como el cielo es más alto que la tierra, mis caminos son más altos que los vuestros, mis planes, que vuestros planes.

Es por ello que, aunque no entendamos como Dios actúa, como maneja nuestra historia, debemos siempre siempre pensar que Él es fiel, y que para todo tiene un propósito divino. Si nos disponemos en él nos dará las justa paga.

Busquemos siempre que no nos pasen de último por nuestra terquedad, por estar mirando las nimiedades, por estar pendiente de los demás, y agrademos a aquel que es bueno y bondadoso para siempre. Amén.

Mons. Alexander Barroso.
Arzobispo.

Anuncios