Reflexión del día: EL PODER LIBERADOR DEL PERDÓN

Nosotros los adoradores y musicos de la coral de cantares ensayamos mucho entre semana, esto ha traído en cada uno de nosotros un notorio progreso y me preguntaba ¿que es lo que nos hizo mejorar?

El Señor nos pide perdonar siempre pero todos podemos decir lo mismo: Que dura tarea esa. ¿Perdonar al que me hizo mal? ¿Acaso puedo olvidar todos los malos momentos, tratos, heridas,insultos? Esa cosas que quedan grabado en nuestro corazon, Miremos que nos enseña la bendita Palabra de Dios el día de hoy.

El odio, la venganza, el desquite es cosa odiosa a los ojos del Señor.
‣Furor y cólera son odiosos; el pecador los posee.‣Del vengativo se vengará el Señor y llevará estrecha cuenta de sus culpas. Quien no quiere que a los que nos hicieron algún tipo de daño, lo pague, hay incluso un dicho que dice que la venganza es dulce y piensan que esa es la manera de solventar el problema.

Deberíamos preguntarnos que cuantos de nosotros nos ponemos airados, furiosos, queremos solucionar las cosas con nuestras propias manos lo que pertenecen esas cosas son odiosos delante de Dios, del hombre vengativo Dios mismo tiene su cuentas bien claras.

El rencor trae enfermedad y miseria a nuestras vidas.‣ ¿Cómo puede un hombre guardar rencor a otro y pedir la salud al Señor? En otra palabra dice el Señor que no le pidamos nada si tenemos odio.

No tiene compasión de su semejante, ¿y pide perdón de sus pecados? Si él, que es carne, conserva la ira, ¿quién expiará por sus pecados? Todos nosotros rezamos diariamente el padre nuestro y la única parte condicionada de esta oración es: perdona nuestra ofensas como también nosotros somos perdonados. El odio trae consecuencias nefasta para nosotros e incluso se sometizan a nuestro cuerpo, producto de lo que tenemos en nuestra alma busca alguna manera de salir. Muchas veces esos dolores que tenemos en el cuerpo son dolores de nuestra alma reflejada en nuestro cuerpo.

Es por ello que el Señor nos exige una tarea que para bien de todo el mundo, en especial para nosotros mismos.

Cesar el enojo. Piensa en tu fin, y cesa en tu enojo; en la muerte y corrupción, y guarda los mandamientos. Recuerda los mandamientos, y no te enojes con tu prójimo; la alianza del Señor, y perdona el error.

Piensa que va a llegar el momento que vamos rendir cuentas al Señor, en toda contienda siempre el problema es de dos personas, reconoce la parte de tu culpa. Piensa en tu vida ¿que ganas con sentir semejante cosa? mas bien pierdes mucho.

Retomando el ejemplo con que empecé, los errores en nuestra vida, pareja, ministerio siempre es para mejorar, los errores que se cometen en el ensayo son para hacernos progresar para cuando hagamos realmente él trabajo lo hagamos bien. Los errores del hoy son para que el día de mañana nos levantemos mejor.

Si la primera exigencia es difícil, la segunda lo es más. Perdona la ofensa a tu prójimo, y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas. Si tu perdonas Dios te perdona sino perdonas Dios no te perdona.

Ok, esta bien, debemos cesar la cólera y perdonar, pero ¿Qué significa semejante acto? ¿sera que perdonar es olvidar? La mente nunca olvida. Perdonar y olvidar son cosas diferentes.

Una pregunta cotidiana que tiene una respuesta cotidiana lo narra el evangelio‣ En aquel tiempo, acercándose Pedro a Jesús le preguntó: «Señor, si mi hermano me
ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?».

Pedro está pasándose de bondadoso… para los judíos el límites para perdonar era tres veces perdonar más era contado como sinverguenciar al prójimo.

‣Jesús le contesta: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Dicen que la cantidad que propuso Jesús era setenta elevada a las siete que el resultado es infinito, otros dicen que eran 490 al día imagínese usted debería perdonar a su prójimo cada 3 minutos para cumplir con esta demanda.

El Señor nos da la clave para aprender a perdonar y ponerlo en práctica.

En el Reino de los Cielos las cuentas se ajustan. Por esto, se parece el reino de los cielos a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus criados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. El perdón en él reino de los cielos es un trueque, lo que se hace se paga. ¿Y donde queda él perdón de Cristo? En él evangelio mismo lo dice él Señor ajusta las cuentas y en eso encontró un siervo que le debía diez mil talentos.

Solemos pensar que Dios no hace justicia de los errores y maldades que otros hacen creyendo que el es puro amor y jamás actuará. LA VERDAD ES QUE TODOS DEBEMOS ENFRENTAR NUESTRAS DEUDAS.

Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. Él odio, él rencor, Él resentimiento de la cabeza del hogar repercute siempre a la familia, así como las bendiciones repercute a los miembros de igual manera la paga. Es por eso que hay familia no avanzan.

Pero debemos saber que la única forma de poder pagar nuestras deudas es por la pura misericordia De Dios.‣El criado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo”. La única manera de nosotros perdonar es a traves de la misericordia, el problema que tenemos nosotros es que queremos que todos nos comprendan pero no movemos ni una pestalla por nuestro prójimo.

Se compadeció el señor de aquel criado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda.

El craso error en este tema del perdón es que creemos que tenemos derecho a que lo hagan con nosotros pero nunca la obligación de hacerlo con los demás.

Pero al salir, el criado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba diciendo: “Págame lo que me debes”.
El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo: “Ten paciencia conmigo y te lo pagaré”. Las deuda de este siervo si era posible pagarlo.

Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Al Señor siempre le darán reporte de nuestras injusticias, ya que la injusticia mayor es no hacer lo que hicieron con nosotros ‣"Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido".

Y nos da la Palabra De Dios hoy el secreto para aprender a perdonar.
‣Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo rogaste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?”. El secreto es entonces si el Señor te ama, ama, si el Señor te perdona, perdona. Cuando no perdonamos menospreciamos el perdón de Dios. No digas no puedes perdonar la expresión correcta es no quiero perdonarlo.

No hacer como el Señor nos hizo es pasar penurias y pagar nuestras deudas sin obtener misericordia.‣ Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre celestial, si cada cual no perdona de corazón a su hermano». Esos verdugos en lo que somos entregados son la miseria, la soledad, la enfermedad.

Lo mismo hará mi Padre con aquellos que no perdonan lo dice él mismo señor Jesús. “Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.” Santiago 2:13

Muy amados, debemos a prender a mirar las cosas desde la perspectiva de Dios y así poder caminar como a él le agrada. Suelta tu carga este día, perdona como te perdonaron y vive una vida de salud y paz. Amén.

Mons. Alexander Barroso
Arzobispo

Anuncios