Reflexion del dia:DANDO GRATIS DE SUS DONES

Todos hemos sido llamados con un propósito. Todos los aquí presente tenemos algo que pertenece a los demás y debemos entregar pues de lo contrario nos convertimos en ladrones del bienestar y bendición de otros.

Todos en esta tierra estamos con un propósito, no somos un hecho fortuito… Todos tenemos algo que nos no pertenece sino que pertenece a los demás por ejemplo en el arte el pintor hace un cuadro y expone su obra para mostrar la belleza de lo quiso expresar para los demás.

¿Que nos vio Dios? Para tal privilegio, tenemos que estar claro que nosotros no podemos engañar a dos personas a Dios y a nosotros mismos. Y Dios sin embargo sabiendo eso por puro amor nos rescato.

Eramos incapaces para salvarnos pero en el tiempo señalado Cristo murio por los incapaces por los que no podían hacer nada por eso dice la sagradas escrituras de lo vil y menospreciado del mundo, Dios nos escogió.

Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Esa es la prueba irrefutable del amor de Dios.

Sin embargo, nuestro Dios es justo, no hay nada que pueda detener que el juicio de Dios recaiga sobre la pudredumbre de la humanidad pero la buena notocia es que nosotros somos hijos de Dios y el castigo divino no nos asecha sino que nosotros que nos hemos refugiados en Él seremos salvos de dicho castigo. "Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! ".

Como dice santa Teresita de Jesús:

No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

Esto solo puede ser producto de una reciprocidad del amor de Dios, hay gente que solo viene a la iglesia para "safarse" de ese castigo inminente pero lo maravilloso de eso es que Dios nos ha salvado de todo juicio y como si fuera poco vamos a morar en su presencia.

‣Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! Pero también implica que tenemos una responsabilidad:

"ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa, comunícales todo esto a los israelitas".

Todos somos sacerdotes y el único lugar donde usted puede ejercer su sacerdocio es en la iglesia no en su casa todos nosotros somos sacerdotes, Porque cree en la misa hay oraciones y gestos que le dan participación necesaria al pueblo. Quiere decir que todos tenemos un oficio que ejercer y no solo eso:

"Ustedes son testigos de lo que hice con Egipto, y de que los he traído hacia mí como sobre alas de águila". todos somos testigo de lo que Dios ha hecho en nuestra vida de lo alto que Dios nos ha puesto y somos escogidos para servir y dar de sus dones con gratuidad.

Dios es un Dios compasivo y clemente: "Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin Pastor".

Si algo debe hacer la iglesia es ponerle atención es a las personas necesitadas a pesar de la carestía el Señor nos sigue ayudando. Alla afuera hay personas que necesitan de estos beneficios… Si nosotros como ministro nos enfocamos en nuestro problemas nunca seremos capaces para dar, lo que hemos recibido es para darlo.

A esos que llama, les da autoridad y poder para actuar en su nombre. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos está cerca”. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios.

Y todos estos beneficios Dios nos los dió gratuitamente y por amor de igual manera como bueno cristianos debemos darlo de igual manera: "Lo que ustedes recibieron gratis, denlo;gratuitamente".

Como hemos visto, muy amados, Dios está buscando personas que den con alegría, que produzcan bienestar y bendiciones y no cargas y decepciones. Convirtamos nuestras vidas en las manos, boca, pies, ojos y oídos de Dios para los más necesitados Reciban el toque de lo alto. Amén.

Su Gracia. Mons. Alexander Barroso
Arzobispo.

Anuncios