Reflexión del dia: TRES PERSONAS UN SOLO DIOS

Hoy celebramos uno de los misterios mas bien guardados de la Cristiandad, La Santísima Trinidad. Como acabamos de escuchar en el credo de San Atanasio, reservado para ser rezado del día de hoy, Dios es Trino pero un solo Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Entendamos un poco de cada una de las tres personas de la santísima Trinidad.

Muchas veces creemos en un Dios castigador, un Dios cruel, un Dios que espera que fallemos para reprendernos y no es así Dios es nuestro Padre y por tanto nuestro Dios es un Dios amoroso, tanto así, que un día Dios se puso a pensar como salvar a la humanidad y tomo su don mas precioso a su hijo para que muriera por él mundo. Él apóstol Juan nos dice:

"Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna". Notese que serán rescatado aquellos que crean en él, no todo el mundo, Dios ama al mundo pero solo los que creen en él. No por esto Dios ama a solo los suyos sino a todo el mundo. Como dice el profetas Oseas:

“«Desde que Israel era niño, yo lo amé; de Egipto llamé a mi hijo. Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín; yo fui quien lo tomó de la mano. Pero él no quiso reconocer que era yo quien lo sanaba. Lo atraje con cuerdas de ternura, lo atraje con lazos de amor. Le quité de la cerviz el yugo, y con ternura me acerqué para alimentarlo.” Oseas 11:1, 3-4. El Señor fue quien nos dio la fuerza para que emprendiéramos el camino. Pero muchas veces nosotros nos alejamos de Él, pero él Señor siempre Está detrás de nosotros como Padre, amándonos.

También debemos conocer que Dios es un Padre Misericordioso. El Señor pasó ante él, proclamando: «Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad.» Con esto el Señor cubrió a Moisés para que este no cayera muerto cuando viera la espalda Dios. “Compasivo y clemente es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia.” Salmos 103:8.

Al mismo tiempo, nuestro Dios es un Padre Temible , al que tenemos que respetar y reverenciar, pues como dice la palabra del Señor:

“Tú, y solo tú, eres de temer. ¿Quién puede hacerte frente cuando se enciende tu enojo?” Salmos 76:7. Y debemos darle a él debido respeto que merece. Ya sabemos que Dios no ama, pero su amor no llega hasta allí, conozcamos ahora al Dios Hijo.

Este hijo, es un Dios Salvador, no fue enviado al mundo para juzgarnos sino para traernos la Salvación. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.
Este Dios Hijo, se da así mismo.

“Por eso me ama el Padre: porque entrego mi; vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla. Este es el mandamiento que recibí de mi Padre».” Juan 10:17-18.

Y no solo eso es nuestro compañero Fiel, tanto asi que el mismo dijo:‣ “Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes.” Juan 15:15. Solo a los amigos Jesús le dará de comer su cuerpo y su sangre, solo a sus amigos son bautizado, solo a sus amigos le da a conocer las cosas celestiales.

Aparte de este amigo fiel, tenemos a Dios Espíritu Santo Al cual celebramos la semana pasada, este Espíritu de Dios es aquel que nos consuela, nos ayuda, nos protege. El Espíritu Santo nos da fortaleza en medio de nuestras flaqueza. Por eso Jesús recomienda:

“Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.” Juan 16:7.

Ese espiriritu ha venido a sacarnos una sonrisa en medio de nuestras tristezas. Él consolador nos esta animando constantemente. Es ese motor de arranque que siempre nos va activa. Él esta presente en todas las áreas de nuestras vidas, y de eso hay muchos ejemplos en las escrituras.

y porque nos ama el Espíritu de Dios nos cela, y lo vemos en las sagradas escrituras: Dios ama celosamente el espíritu que ha puesto dentro de nosotros. ” Santiago 4:5.

Nos cela cuando un cristiano va al brujo, cuando un cristiano va para que le lean las cartas, o cuando apartamos a Dios por cosas sin importancia.
Esa más fácil que un pecador arrastre a un cristiano que un cristiano arrastre a un incrédulo. Es por eso que el apóstol san Pablo nos aconseja que no nos unamos en yugos desiguales.

También el Espíritu que nos enseña , nos da inteligencia, y nos corrige en todo momento, sobretodo en la iglesia, en la predicación a través del sacerdote. “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.” Juan 14:26.

Otro beneficio es que nos da libertad Dios nos ama tanto que nos libera de gente mala y perversa, como dice Pablo escribiendo a los corintios “Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y, donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.” 2 Corintios 3:17. Tambien él Espíritu que nos equipa. Como aprendíamos él domingo de pentecostés, todos hemos sidos equipados por dones y talentos para el servicio de Dios.

San Pablo nos escribe‣ “Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu… Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina.” 1 Corintios 12:4. Y por otro lado, “Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado. Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción con su fe” Romanos 12:6.

En fin, tenemos Tres Divinas Personas, Un solo Dios.‣“Hay diversas funciones, pero es un mismo;Dios el que hace todas las cosas en todos.” 1 Corintios 12:6.

Como hemos visto, muy amados, La Santísima Trinidad nos ayuda en todas formas para poder llegar a la meta de nuestra vida, al premio del supremo llamamiento. No nos cansemos de adorar al Único que merece toda adoración: Adorado sea el Padre, adorado sea el Hijo, adorado sea el Espíritu Santo; Dios en Tres Personas; Bendita Trinidad. Amén.

Su Gracia. Mons. Alexander Barroso
Arzobispo.

Anuncios

Deja tu comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s