Reflexion del dia:DANDO GRATIS DE SUS DONES

Todos hemos sido llamados con un propósito. Todos los aquí presente tenemos algo que pertenece a los demás y debemos entregar pues de lo contrario nos convertimos en ladrones del bienestar y bendición de otros.

Todos en esta tierra estamos con un propósito, no somos un hecho fortuito… Todos tenemos algo que nos no pertenece sino que pertenece a los demás por ejemplo en el arte el pintor hace un cuadro y expone su obra para mostrar la belleza de lo quiso expresar para los demás.

¿Que nos vio Dios? Para tal privilegio, tenemos que estar claro que nosotros no podemos engañar a dos personas a Dios y a nosotros mismos. Y Dios sin embargo sabiendo eso por puro amor nos rescato.

Eramos incapaces para salvarnos pero en el tiempo señalado Cristo murio por los incapaces por los que no podían hacer nada por eso dice la sagradas escrituras de lo vil y menospreciado del mundo, Dios nos escogió.

Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Esa es la prueba irrefutable del amor de Dios.

Sin embargo, nuestro Dios es justo, no hay nada que pueda detener que el juicio de Dios recaiga sobre la pudredumbre de la humanidad pero la buena notocia es que nosotros somos hijos de Dios y el castigo divino no nos asecha sino que nosotros que nos hemos refugiados en Él seremos salvos de dicho castigo. "Y ahora que hemos sido justificados por su sangre, ¡con cuánta más razón, por medio de él, seremos salvados del castigo de Dios! ".

Como dice santa Teresita de Jesús:

No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

Esto solo puede ser producto de una reciprocidad del amor de Dios, hay gente que solo viene a la iglesia para "safarse" de ese castigo inminente pero lo maravilloso de eso es que Dios nos ha salvado de todo juicio y como si fuera poco vamos a morar en su presencia.

‣Porque si, cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él mediante la muerte de su Hijo, ¡con cuánta más razón, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida! Pero también implica que tenemos una responsabilidad:

"ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa, comunícales todo esto a los israelitas".

Todos somos sacerdotes y el único lugar donde usted puede ejercer su sacerdocio es en la iglesia no en su casa todos nosotros somos sacerdotes, Porque cree en la misa hay oraciones y gestos que le dan participación necesaria al pueblo. Quiere decir que todos tenemos un oficio que ejercer y no solo eso:

"Ustedes son testigos de lo que hice con Egipto, y de que los he traído hacia mí como sobre alas de águila". todos somos testigo de lo que Dios ha hecho en nuestra vida de lo alto que Dios nos ha puesto y somos escogidos para servir y dar de sus dones con gratuidad.

Dios es un Dios compasivo y clemente: "Al ver a las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban agobiadas y desamparadas, como ovejas sin Pastor".

Si algo debe hacer la iglesia es ponerle atención es a las personas necesitadas a pesar de la carestía el Señor nos sigue ayudando. Alla afuera hay personas que necesitan de estos beneficios… Si nosotros como ministro nos enfocamos en nuestro problemas nunca seremos capaces para dar, lo que hemos recibido es para darlo.

A esos que llama, les da autoridad y poder para actuar en su nombre. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: “El reino de los cielos está cerca”. Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios.

Y todos estos beneficios Dios nos los dió gratuitamente y por amor de igual manera como bueno cristianos debemos darlo de igual manera: "Lo que ustedes recibieron gratis, denlo;gratuitamente".

Como hemos visto, muy amados, Dios está buscando personas que den con alegría, que produzcan bienestar y bendiciones y no cargas y decepciones. Convirtamos nuestras vidas en las manos, boca, pies, ojos y oídos de Dios para los más necesitados Reciban el toque de lo alto. Amén.

Su Gracia. Mons. Alexander Barroso
Arzobispo.

Reflexión del dia: TRES PERSONAS UN SOLO DIOS

Hoy celebramos uno de los misterios mas bien guardados de la Cristiandad, La Santísima Trinidad. Como acabamos de escuchar en el credo de San Atanasio, reservado para ser rezado del día de hoy, Dios es Trino pero un solo Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Entendamos un poco de cada una de las tres personas de la santísima Trinidad.

Muchas veces creemos en un Dios castigador, un Dios cruel, un Dios que espera que fallemos para reprendernos y no es así Dios es nuestro Padre y por tanto nuestro Dios es un Dios amoroso, tanto así, que un día Dios se puso a pensar como salvar a la humanidad y tomo su don mas precioso a su hijo para que muriera por él mundo. Él apóstol Juan nos dice:

"Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna". Notese que serán rescatado aquellos que crean en él, no todo el mundo, Dios ama al mundo pero solo los que creen en él. No por esto Dios ama a solo los suyos sino a todo el mundo. Como dice el profetas Oseas:

“«Desde que Israel era niño, yo lo amé; de Egipto llamé a mi hijo. Yo fui quien enseñó a caminar a Efraín; yo fui quien lo tomó de la mano. Pero él no quiso reconocer que era yo quien lo sanaba. Lo atraje con cuerdas de ternura, lo atraje con lazos de amor. Le quité de la cerviz el yugo, y con ternura me acerqué para alimentarlo.” Oseas 11:1, 3-4. El Señor fue quien nos dio la fuerza para que emprendiéramos el camino. Pero muchas veces nosotros nos alejamos de Él, pero él Señor siempre Está detrás de nosotros como Padre, amándonos.

También debemos conocer que Dios es un Padre Misericordioso. El Señor pasó ante él, proclamando: «Señor, Señor, Dios compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia y lealtad.» Con esto el Señor cubrió a Moisés para que este no cayera muerto cuando viera la espalda Dios. “Compasivo y clemente es el SEÑOR, lento para la ira y grande en misericordia.” Salmos 103:8.

Al mismo tiempo, nuestro Dios es un Padre Temible , al que tenemos que respetar y reverenciar, pues como dice la palabra del Señor:

“Tú, y solo tú, eres de temer. ¿Quién puede hacerte frente cuando se enciende tu enojo?” Salmos 76:7. Y debemos darle a él debido respeto que merece. Ya sabemos que Dios no ama, pero su amor no llega hasta allí, conozcamos ahora al Dios Hijo.

Este hijo, es un Dios Salvador, no fue enviado al mundo para juzgarnos sino para traernos la Salvación. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.
Este Dios Hijo, se da así mismo.

“Por eso me ama el Padre: porque entrego mi; vida para volver a recibirla. Nadie me la arrebata, sino que yo la entrego por mi propia voluntad. Tengo autoridad para entregarla, y tengo también autoridad para volver a recibirla. Este es el mandamiento que recibí de mi Padre».” Juan 10:17-18.

Y no solo eso es nuestro compañero Fiel, tanto asi que el mismo dijo:‣ “Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes.” Juan 15:15. Solo a los amigos Jesús le dará de comer su cuerpo y su sangre, solo a sus amigos son bautizado, solo a sus amigos le da a conocer las cosas celestiales.

Aparte de este amigo fiel, tenemos a Dios Espíritu Santo Al cual celebramos la semana pasada, este Espíritu de Dios es aquel que nos consuela, nos ayuda, nos protege. El Espíritu Santo nos da fortaleza en medio de nuestras flaqueza. Por eso Jesús recomienda:

“Pero les digo la verdad: Les conviene que me vaya porque, si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, se lo enviaré a ustedes.” Juan 16:7.

Ese espiriritu ha venido a sacarnos una sonrisa en medio de nuestras tristezas. Él consolador nos esta animando constantemente. Es ese motor de arranque que siempre nos va activa. Él esta presente en todas las áreas de nuestras vidas, y de eso hay muchos ejemplos en las escrituras.

y porque nos ama el Espíritu de Dios nos cela, y lo vemos en las sagradas escrituras: Dios ama celosamente el espíritu que ha puesto dentro de nosotros. ” Santiago 4:5.

Nos cela cuando un cristiano va al brujo, cuando un cristiano va para que le lean las cartas, o cuando apartamos a Dios por cosas sin importancia.
Esa más fácil que un pecador arrastre a un cristiano que un cristiano arrastre a un incrédulo. Es por eso que el apóstol san Pablo nos aconseja que no nos unamos en yugos desiguales.

También el Espíritu que nos enseña , nos da inteligencia, y nos corrige en todo momento, sobretodo en la iglesia, en la predicación a través del sacerdote. “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho.” Juan 14:26.

Otro beneficio es que nos da libertad Dios nos ama tanto que nos libera de gente mala y perversa, como dice Pablo escribiendo a los corintios “Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y, donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.” 2 Corintios 3:17. Tambien él Espíritu que nos equipa. Como aprendíamos él domingo de pentecostés, todos hemos sidos equipados por dones y talentos para el servicio de Dios.

San Pablo nos escribe‣ “Ahora bien, hay diversos dones, pero un mismo Espíritu… Todo esto lo hace un mismo y único Espíritu, quien reparte a cada uno según él lo determina.” 1 Corintios 12:4. Y por otro lado, “Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado. Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción con su fe” Romanos 12:6.

En fin, tenemos Tres Divinas Personas, Un solo Dios.‣“Hay diversas funciones, pero es un mismo;Dios el que hace todas las cosas en todos.” 1 Corintios 12:6.

Como hemos visto, muy amados, La Santísima Trinidad nos ayuda en todas formas para poder llegar a la meta de nuestra vida, al premio del supremo llamamiento. No nos cansemos de adorar al Único que merece toda adoración: Adorado sea el Padre, adorado sea el Hijo, adorado sea el Espíritu Santo; Dios en Tres Personas; Bendita Trinidad. Amén.

Su Gracia. Mons. Alexander Barroso
Arzobispo.

REFLEXION DEL DIA: AVIVA EL FUEGO

El Espíritu Santo fue enviado para capacitarnos para la obra de Dios, para cumplir nuestro propósito en esta vida, para ser consolados, acompañados, equipados, defendidos, guiados e investidos de poder. Son muchas las cosas que debemos aprender de la Tercera Persona de la

Santísima Trinidad.

Todos tenemos un don, una capacidad, un regalo de Dios, un talento. El Espíritu Santo fue enviado a nuestros corazones para llenarnos de poder, pues, tenemos un don que es un regalo de Dios, que no es para nosotros sino para el beneficio de nuestros hermanos. "Y hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos"; osea, para el bien común: Un don no es para uno cuando lo recibimos, no es para el bien individual. es para otros, para el bien común, para que puedan recibir lo que Dios quiere para ellos, por eso a cada uno se le otorga un don especifico, por el bien común. así somos instrumentos que ayudan a nuestros hermanos y fortalecer cada parte del cuerpo.

" Pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común".

Entendiendo que todos somos necesarios para el cuerno de Cristo:

" Pues, lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo." En el espíritu hay variedad de carismas, es que el mundo sería triste si fuera a blanco y negro, que triste seria que todos tuviéramos la misma idea, que no hay variedad para actuar, cambiar, disfrutar, por eso Dios reparte dones diferentes a su iglesia, para que tenga color, porque en la diversidad está la belleza por ejemplo: si vamos a un museo y vemos los cuadros, no nos enfocamos en un solo punto, para poder ver la intención del pintor y completamente el panorama. En la iglesia existe variedad de ministerios, porque todos tenemos algo diferente dado por el Espíritu para poder desarrollarnos dentro del cuerpo de Cristo, entendiendo que todos somos necesarios y nadie es más importante, sino que cada quien tiene su lugar.

Y todos nosotros gozamos de está variedad porque tenemos el mismo Espíritu Santo. Todos tenemos los dones gracias al Espíritu que nos los dio, pero no todos cumplimos la misma tarea, porque así como los doctores a graduarse, son médicos, pero ejercen un área distinto, así nosotros nos especializamos para una tarea especifica; pues todos hemos recibido un don, tienes que alegrarte, ¿cuál es el tuyo? No puedes decir que no recibiste nada, búscalo, no lo esconda, pobló a la orden de Dios para que puedas funcionar en el cuerpo de Cristo, no salgas con excusas, pues Abraham tenía cien años logró traer al mundo a Isaac ¿ si el pudo a esa edad lograr su sueño; por qué tu no?

"Pues todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo.Y todos hemos bebido de un solo Espíritu." Pero ese talento necesita gasolina, el fuego de Dios para que sea efectivo; ese fuego que tenemos al recibir el don que Dios nos dio es la pasión, cuando descendio el Espiritu Santo y se posó en los aposto así nosotros al recibir la confirmación vivimos ese momento. "Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se dividían, posándose encima de cada uno de ellos" Ese fuego, esa pasión, ese ánimo presto es una de las primeras evidencias de estar llenos del Espíritu Santo. Si nosotros tenemos esa pasión se nos es evidente que tenemos el Espíritu Santo y, al tener esa pasión contagiamos a otros. Imaginémonos por un momento un par de enamorados donde se sigan " yo te amo" el uno al otro sin emoción, sin pasión. ¿ creerían que es para verdad lo que sus expresiones intentan transmitir? Por eso necesitamos darle de nuestra pasión a esas personas que andan por lo vaída sin saber qué hacer, así está vida, este mundo mejorará. "Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía manifestarse". Alguien pudiera decir: "Pues ya yo no tengo ese fuego" "yo no tengo esas ganas" "ya no es lo mismo para mi" "ya no me da nota lo que hago o hacía". El bienaventurado S.Pablo responde a esto: “Por eso te recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos.” 2 Timoteo 1:6 es que darte la llama depende del Espíritu Santo, mantenerla viva "DEPENDE DE TI".

hay Muchas cosas pueden apagar la llama del Espíritu en ti: En el caso de de Luzbel, quien hoy se conoce como Satanás fue en una estima y una complacencia propia errada, a las que le siguió la debilitación de sus relaciones con Dios y la pretensión orgullosa de obrar por su cuenta. !Cuidado¡ el fuego solo se mantiene encendido haciendo y obrando en la voluntad de Dios.

Hoy renovamos la presencia del Espíritu de Dios en nuestras vidas, decidamos ya avivar el fuego de Dios que se nos ha otorgado por pura gracia.
Amén.

Su Gracia Mons. Alexander J. Barroso U.
Arzobispo.

Homilía del día: PLANTADOS MIRANDO AL CIELO

Nuestro Señor ha realizado tantas obras maravillosas: Su nacimiento virginal, su vida ejemplar, sus milagros únicos, su muerte y resurrección y ahora su Ascensión a los cielos. ¿Perdón? ¿40 días resucitado y ya? Hubiera sido mejor un tiempo más, años, décadas, ¿Se imaginan? ¿Por qué se va así?

Pero nos da una respuesta oportuna en el evangelio de Juan; "Pero les digo la verdad: A ustedes les conviene que me vaya, porque si no lo hago, el Consolador no vendrá a ustedes; en cambio, si me voy, yo se lo enviaré."

El Espíritu Santo vino para llenarnos de poder de lo alto, poder de Dios, poder del Cielo, vino para hacernos cristianos, ungidos, con un propósito. De eso hablaremos el próximo Domingo de Pentecostés.

Hoy nos enseña un nuevo papel en el ministerio del Señor, "Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos."

Además de todo esto, Jesús comisiona a sus discípulos con un triple mandato, y a través de ellos a la Iglesia.

La primera comisión es la pastoral y dice;"Id y haced discípulos de todos los pueblos" Es un trabajo por el anuncio profético y el gobierno pastoral, formando y desarrollando la vida de la Iglesia.

También nos da una comisión litúrgica, pues dice la escritura; "bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo" Así les aplica la salvación, introduciendo sacramentalmente en la Iglesia esta comisión.

La última comisión es la magisterial; "y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado" Pues, mediante el magisterio apostólico y la vida en la caridad cumplimos el gran mandato.

Finalmente nos enseña la Palabra el día de hoy: no se queden parados, impávidos, inmóviles sin hacer nada: Pónganse en movimiento. "Dicho esto, a la vista de ellos, fue elevado al cielo, hasta que una nube se lo quitó de la vista."

Y aunque aveces nos quedamos enfocados en la comodidad, nos enseña las Sagradas Escrituras; "Cuando miraban fijos al cielo, mientras él se iba marchando, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que ha sido tomado de entre vosotros y llevado al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse al cielo."

Muy amados, el Señor nos invita este día a seguir adelante con el trabajo de Jesús, como continuadores de su ministerio en la iglesia. No nos quedemos "PLANTADOS" mirando al cielo, o las noticias, o la economía, o las cosas del mundo que son pasajeras; pongamos la rueda a rodar y esperemos con gozo la Venida del Espíritu Santo. Amén.

Homilía del día: PERSEGUIDOS PARA VENCER

Nuevamente el tema de la persecución aparentemente oscurece la alegría de la Pascua de Resurrección. Vale la pena meditar el porqué de estos temas en este tiempo pascual. La resurrección de Cristo pone a la iglesia en movimiento, movimiento que no es agradable al enemigo vencido.

¿Cuántas veces se levantan personas pensando que hacen un favor a Dios y a la humanidad al perseguir a los cristianos? Desde el inicio de la iglesia se vio; "Y Saulo estaba allí, aprobando la muerte de Esteban." Saulo al ser celoso de su religión pensaba que hacia bien, pensaba que quitarle la vida a alguien era bueno solo porque hablaba algo diferente a lo que creía. ¿Quién iba a pensar que el mismo apóstol que difundió tanto el mensaje Divino era el mismo que mató al primer cristiano? También dice la Palabra; "Aquel día se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria."

Las Sagradas Escrituras nos dice del apostó Pablo; "Saulo, por su parte, causaba estragos en la iglesia: entrando de casa en casa, arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel." En todas formas y maneras el enemigo quiere destruirnos, usando incluso a hombres de bien.

Esto había sido anunciado por el mismo Señor; "Pero antes de todo esto, echarán mano de ustedes y los perseguirán. Los entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y por causa de mi nombre los llevarán ante reyes y gobernadores." El Señor seguro pensaba en Saulo cuando dijo esto y añade s. Pablo: "Tú, como buen soldado de Jesucristo, debes estar dispuesto a sufrir por él."

Siempre el Señor usa cualquier circunstancia para gloria de su Nombre Santo; "Los que se habían dispersado predicaban la palabra por dondequiera que iban." Al analizar este pasaje nos daremos cuenta que Dios usó la persecución para que los discípulos salieran e hicieran el trabajo que les había encomendado. Es que cuando hacemos lo que Dios nos manda hacer a pesar de las persecuciones; "Estamos seguros, además, de que todo colabora al bien de los que aman a Dios, de los que han sido elegidos conforme a su designio." Y añade; "Es más, hasta de las dificultades nos sentimos orgullosos, porque sabemos que la dificultad produce constancia, la constancia produce una virtud a toda prueba, y una virtud así es fuente de esperanza. Una esperanza que no decepciona, porque al darnos el Espíritu Santo, Dios nos ha inundado con su amor el corazón."

Y es tanto lo que podemos hacer al hacer nuestro trabajo en medio de la prueba que podemos desarrollar ministerios: "Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les anunciaba al Mesías." Continúa el pasaje; "Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba, mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje."

También el Señor responde de esta manera las necesidades del pueblo de Dios; "Y aquella ciudad se llenó de alegría." Así que todos salimos ganando cuando cumplimos la voluntad de Dios.

Ninguna adversión a nuestro trabajo produce alegría al momento, pero podemos confiar que en todo los casos, cuando estamos haciendo la voluntad de Dios, el Señor tomará ventaja y hará que todo redunde para su gloria y alabanza. Amén.

Mons. Alexander J. Barroso U.

Homilía del día: UNA VALIENTE HUIDA

Estamos inmersos en una lucha entre el bien y el mal. El demonio nos odia y siempre buscará la manera de hacernos daño, de detener la obra de Dios. Es por ello que debemos aprender a caminar guiados por la Palabra Bendita y bajo la voluntad del Altísimo.

La promesa de Dios sobre los que le temen es grandiosa, y dice el Salmo; "Confía en el Señor y haz el bien, habita tu tierra y practica la lealtad; sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón." Debemos confiar en Dios para que pueda darnos las cosas que pide nuestro corazón.

Pero ¿a qué se refiere esto de confiar en el Señor? La primera lectura nos dice; "En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Pues en esto consiste el amor a Dios: en que guardemos sus mandamientos." Hermanos, confiar en el Señor es cumplir sus mandamientos.

Algunos se dirán: es muy difícil, y el Divino Consejo nos responde: "Y sus mandamientos no son pesados, pues todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo." Todos nosotros, los hijos de Dios tenemos la facilidad de cumplir con alegría los mandamientos ya que el vencedor vive en nosotros.

Juan nos explica la causa por la cual es posible hacer las cosas a la manera de Dios,‣"Queridos hermanos: Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama a Dios que da el ser ama también al que ha nacido de él." Si naciste de Dios, eres su hijo, y si eres su hijo, eres vencedor, y si eres vencedor puedes complir sus mandamientos.

Y añade el apóstol: "Y lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?" Esta fe y valentía no significa temeridad pues el mismo Señor nos deja ver como funciona los mandamientos en una vida piadosa, dice; "En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará. Cuando os persigan en una ciudad, huid a otra." Dios no quiere que mal entendamos valentía con ser necios y enfrentar algo que no podemos. El enemigo siempre buscará la manera de destruirnos, y dice el proverbio que el justo ve venir el mal y se aparta de el. Todos los padres de la iglesia concuerdan al decir que todos los que se queden quietos en su comodidad desobedeciendo al Señor pecan.

¿Acaso el Señor nos está enseñando a huir? Y la respuesta es sí. En ciertas circunstancias es lo mejor. Jesús mismo lo hizo en muchas oportunidades y no me digan que Él no podía salir airoso. Y nos dice nuestro Maestro: "Un discípulo no es más que su maestro, ni un esclavo más que su amo; ya le basta al discípulo con ser como su maestro, y al esclavo como su amo." Y si Jesús se escondía, huía de los que querían apresarlo o matarlo ¿Cuánto más nosotros? Ser imitadores de Jesús es nuestra meta. Y Él siempre actuó acorde a la voluntad del Padre; Orando y haciendo lo que le fue mandado.

Es por ello que el salmista nos recomienda algo que todo nacido de Dios debe hacer a diario; "Encomienda tu camino al Señor, confía en él, y él actuará: hará tu justicia como el amanecer, tu derecho como el mediodía." Encomendar al Señor tu camino es confesarle todo lo que sentimos y queremos y dejar que Él se encargue de nuestros asuntos mientras nos encargamos de lo que Él nos manda hacer.

Sigamos en camino del Resucitado haciendo aquello que Él nos pide hacer, haciendo y actuando en el poder de su amor. Al final, llegaremos a la meta donde entraremos en su presencia para adorarle por siempre en el reposo eterno de nuestro buen Dios. Amén.

Mons. Alexander J. Barroso U.

Escuche la Homilía del 3er Domingo de Pascua

Escuche la homilía: Camino a Emaus, predicada por Mons. A. Barroso el 3er Domingo de Pascua. Dios nos llama a olvidar el pasado y entender su plan para nuestras vidas y encaminarnos hacia el futuro. Escúchela en http://www.iglesia-anglicana.org.ve/homilias.html y participe de la Mesa de la Palabra de Dios.